Búzios, un "paraíso tropical"

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Para relajarse o disfrutar, Búzios ofrece actividades en el agua, en la tierra y en el aire.


Fuente Noticias de Turismo 17/01/2018

Lo que hasta la primera mitad del siglo veinte fue sólo una modesta y tranquila aldea de pescadores levantada sobre una península al norte del Estado de Río de Janeiro, hoy es un destino turístico de fama internacional, donde se mezcla una naturaleza desbordante, un mar paradisíaco y todas las comodidades que los viajeros puedan esperar, en un entorno relajado, amigable y sobre todo alegre. Eso es Búzios, un paraíso tropical cosmopolita y lleno de vida. Las casas que, por ley, no pueden superar las dos alturas usan para su construcción elementos naturales y rústicos como la madera, lo que les da un encanto muy particular.

Su variada geografía da un carácter único a cada playa: aguas calmas, olas fuertes, franjas de arena largas y cortas, rocas y vegetación… Hay playas para todas las preferencias, desde paisajes semidesérticos hasta tramos de costa colmados de bares divertidos. Los amantes del surf y el buceo encuentran aguas claras magníficas para el deporte, mientras que las familias disfrutan de cálidas piscinas naturales. El turismo aquí no depende de las estaciones: el sol y calor constantes permiten veranear todo el año. Diviértete entre los surfistas de la playa Geribá, nada en el agua transparente de João Fernández, toma un paseo en bote desde la Praia da Armação, camina por la encantadora Rua das Pedras probando los sabores típicos de Brasil.

Calle de las Piedras es la calle principal y en los aproximadamente 600 metros de su extensión tiene restaurantes, discotecas, boutiques y galerías de arte. Una peatonal empedrada, con impronta bien brasileña, en la que confluyen los turistas que llegan desde todo el mundo. Playa, muelles, paseos peatonales y un complejo gastronómico conforman el Porto da Barra. Una zona para apreciar el paisaje desde cualquier ubicación y, además, muy precisa para contemplar atardeceres inmejorables.