Optar por vacaciones en temporada baja

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Si bien no siempre se puede elegir, viajar en esta época proporciona ventajas en varios aspectos del viaje.


Fuente 14/03/2018

Todo el mundo ha escuchado el término temporada alta en turismo, y su opuesto, la temporada baja. Sin embargo, siempre es conveniente aclarar de qué se habla, ya que son conceptos que resultan sumamente útiles para sacar el máximo provecho de los viajes, sean de placer o negocios. La temporada alta se refiere a cuando es período vacacional, y hay gran afluencia de viajeros. Niños y jóvenes toman sus vacaciones de fin de año escolar y sus padres programan los días libres que les corresponden en sus labores, para compartirlos en familia. Similar fenómeno sucede en Navidades, cuando coinciden asuetos de grandes y pequeños, y son tomados para visitar familiares, o disfrutar el conocer otras latitudes, como un obsequio navideño o de fin de año.

En América Latina existen períodos particulares ligados a nuestras costumbres que también generan temporadas altas en la región, como es el caso de los Carnavales y la Semana Santa, fechas que no significan mayor movimiento en otros lugares. Básicamente, las temporadas altas y bajas se determinan, según las estaciones, los asuetos escolares y laborales y las costumbres culturales o religiosas de cada nación. También tienen que ver con el clima de un lugar, pues el frío puede dejar las playas desiertas; mientras aumenta la afluencia de los lugares que ofrecen deportes de invierno. Al viajar en temporada alta, es necesario planificar con antelación y comparar ofertas; mientras que viajes de trabajo o negocios pueden resultar más económicos si se dejan para temporada baja; lo cual también es una excelente opción para quienes puedan decidir cuáles son sus días de asueto.

Como la cantidad de turistas suele bajar en temporada baja, la calidad de la atención de quienes viven del turismo suele mejorar. El alojamiento y los paquetes suele bajar de precio ya que las reservas disminuyen, por eso no es raro que surjan promociones de último minuto y que las tasas de los hoteles desciendan hasta un 50% de lo que salen en otras épocas. Aprovechar para visitar no solo los atractivos típicos en los cuales seguramente te vaya a evitar largas colas sino, también, ver otros lugares locales que son atractivos no turísticos y que permiten conocer algunos de sus secretos más íntimos.