La magia de una ciudad de ensueños

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Volver a la niñez es una de las posibilidades en la ciudad de Orlando donde los parques no son su único atractivo y la gastronomía tiene categoría internacional.


Fuente Noticias de Turismo 18/05/2018

Si sos fanático de los parques de atracciones, amas sentir esa adrenalina de subirte a la montaña rusa más alta y más veloz o sumergirte en el mundo de tu película favorita gracias a un parque temático dedicado enteramente a ella y hasta recordar la nostalgia de tu niñez al visitar el lugar más feliz de la tierra. Entonces bien, uno de tus lugares favoritos para experimentar todas estas sensaciones en un solo periodo vacacional es: ¡Orlando! Cómo no hablar de Orlando, en el estado de Florida, si este es uno de los destinos con más entretenimiento para disfrutar del planeta y en donde ninguno de tus días de vacaciones será aburrido.

Aunque la ciudad de Orlando tiene muchos atractivos que de suyo la convierten en una ciudad para ser visitada, en general el turista la asocia con los parques Orlando. Es que en definitiva la ciudad fue construida en torno a las atracciones de los parques, aunque haya cobrado vida propia. Es por eso que es recomendable hacer un mix en el viaje. Por supuesto que es muy ambicioso pretender hacer todo en un solo viaje, sin embargo es posible visitar algunos parques y no perderse de los atractivos que la ciudad nos ofrece.

La gastronomía internacional es una marca digna de ser degustada en la ciudad de Orlando. Con reconocidos chef internacionales las variadas propuestas son capaces de expandir nuestros gustos. Gran cantidad de salas de espectáculos se distribuyen por la ciudad de Orlando y para todos los gustos. Con notas características en Kissimmeee se recrean tiempos medievales para toda la familia, a través de un show de destreza de caballeros armados mientras los visitantes disfrutan de un banquete de la época. Este tipo de shows se repite en los espectáculos de Capone, Noches de Arabia, Cena del Oeste del Salvaje Bill y el rey Enrique.