Los murales porteños tienen nuevos circuitos y atraen poco a poco más al turismo

Noticias de turismo de argentina y el mundo
Miles de turistas, al lado de vecinos porteños, recorren cada mes los circuitos de los murales de la Urbe de Buenos Aires, entre los que se destaca "El regreso de Quinquela", en el distrito de Barracas, que con sus dos mil metros cuadrados es considerado el más grande del planeta.
Fuente Noticias de turismo .com.ar 23/04/2018



la propuesta de visitas guiadas moviliza tal cantidad de gente cada fin de semana, que el gobierno porteño aconseja entrar a la página BA.tur, anotarse, conocer las recomendaciones y en ciertos casos reservar un sitio con anticipación para cada recorrido.

la oferta de murales de la metrópolis es tan extensa, que a los circuitos tradicionales de la Boca y Barracas debieron añadirles "Emergentes", como en Coghlan, Palermo y Villa Urquiza.

Esto se debe a la intensa dedicación de artistas nacionales y extranjeros, afirmó a Télam Soraya Chaina, la gerente de Ecosistema y Movilidad Turística de la Urbe de Buenos Aires.


El mural más grande del planeta, "El regreso de Quinquela" fue efectuado por el artista argentino Alfredo "Pelado" Segatori, sobre la calle Pedro de Mendoza y San Antonio, mide dos mil metros cuadrados y da la vuelta la esquina.

Entre 2 puentes emblemáticos que unen Barracas con Avellaneda, ya en el conurbano, el "viejo" puente Pueyrredón y el Puente Bosch, esta obra efectuada con spray a mano alzada es el mural más grande del planeta hecho por una sola persona.

"Elegí honrar a Quinquela Martín con un paisaje que fusiona 4 obras muy conocidas de él por el hecho de que es un referente de la zona y, además, me semeja interesante y colorida su temática. Entonces, salió con los propios vecinos la idea de incluir sus retratos en la obra", expresó el muralista en la página de Turismo de la urbe.

Chaina detalló a Télam que los recorridos por los murales son, en general, "circuitos peatonales que duran una hora y media en promedio en los que participan cerca de ochenta personas" con lugares singulares como el Pasaje lanín, de Barracas, en los alrededores del ex- centro de salud neuropsiquiátrico José Borda y Braulio Moyano.


"la pintada de los murales se impulsó a partir del movimiento ColorBA, en el que participaron artistas locales y del exterior, como una forma de salir del grafitti y poner el acento en el diseño, ya que los artistas tienen códigos como que no se pisan unas obras con otras especialmente si están firmados", recalcó.